Cómo atarse las puntas de ballet

Cómo atarse las puntas de ballet

En este artículo vamos a dedicarnos a ver cuál es la mejor manera de atarse las puntas para su uso correcto y evitar lesiones. ¡Empecemos!


Procedimiento paso a paso

1. Puedes empezar poniéndote unas almohadillas para los dedos y otros accesorios de los pies. Para evitar molestias por el roce con la punta de la zapatilla.

Atarse puntas ballet

2. Después nos ponemos las medias, dejando que la costura de la punta de los dedos quede alineada para que no nos moleste al subirnos a la punta.


3. Nos sentamos en un banco, o nos arrodillamos sobre una pierna, para que el pie en el que vayamos a colocar la punta tenga la pierna colocada en un ángulo de 90º, (aunque es mejor estar sentado e inclinar el cuerpo hacia el pie). Manteniendo esa posición colocamos el protector de manera que cubra todos los dedos para que no duela al subir y salgan rozaduras.

Atarse puntas ballet

4. Estamos listos para ponernos la zapatilla. Entramos el pie hasta el fondo hasta sentir que los dedos han llegado a la punta de la zapatilla, y sintiendo que no se ha movido el protector. Continuamos metiendo el pie hasta el talón tirando de la zapatilla para que el pie quede bien colocado. Si tenemos puesta goma elástica la acomodamos bien al pie.


5. Estiramos los cordones de la zapatilla para que quede apretada de manera que sientas sujeción y comodidad. Hacemos un lazo con los cordones y lo escondemos por dentro de la zapatilla para impedir accidentes y por estética.


6. Para atar las cintas, lo primero que tenemos que hacer el coger la cinta de la parte interna del pie, la más cercana al puente del pie. Dejando el pie apoyado en el suelo cruzamos la cinta por delante del pie (la zona del empeine), hasta llevarlo a la parte de fuera del tobillo, seguimos por detrás del tobillo hasta llegar al otro lado del tobillo (la parte interna) y aguantamos ahí la cinta.

Atarse puntas ballet

7. Cogemos la cinta que queda por fuera del pie y hacemos el mismo proceso. Cruzamos la cinta por la parte delantera del pie hasta llegar a la parte exterior del tobillo, seguimos por detrás hasta llegar a la otra parte del tobillo de manera que ambas cintas se unan en uno o dos nudos. Para poner atar cinta es conveniente tirar de ellas sin que nos llegue a hacer daño, solo para dejarlo bien ajustado y así no se afloje cuando nos subamos a la punta. El nudo debe quedar siempre en la parte interna del pie.


8. Cortamos el trozo sobrante de cinta que queda al hacer el nudo de manera que nos permita hacerlo en las posteriores ocasiones, pero sin que sobre tanto como en la fotografía anterior, y escondemos el nudo entre el cruce de las cintas. Como se ve en la fotografía siguiente.


9. Cuando crucemos las cintas por la parte del empeine debemos darnos cuenta de que se forme un triángulo en el centro y luego continúen las cintas una encima de la otra como si fueran una sola.